Nora Iuga me habló a principios de este año de Mariana Marin (poeta rumana de la generación de los 80) y hace unos días Irina Calin me regaló un libro suyo que se publicó justo cuando nací (1990). A veces me resulta muy extraño saber que el mundo ya existía antes de mi llegada. Dejo aquí mi humilde traducción de un poema de Madi.

RO

La sfârşit rămâne doar spaima
şi acel sentiment de pustietoare siguranţă,
– a limitelor,
dintre un măr putred şi unul sănătos.
Dacă întind mâna,
aş putea avea certitudinea existenţei mele
între fotoliul nichelat şi fereastră.
Dacă îmi biciui conştiinţa,
ar putea să iasă şi un lucru bun,
– un pumn de cenuşă aromată şi scânteietoare,
care va pleca din nou în lume…
Dar nimeni nu apropie fotoliul nichelat de fereastră.
Ştiu: pământul nu primeşte decât carnea crudă,
care nu va mai pleca niciodată în lume, la fel…


ES

Al final solo queda el terror
y esa sensación de aniquiladora seguridad
– de los límites, entre una manzana podrida y una manzana sana.
Si estiro la mano,
podría tener la certeza de mi existencia
entre el sillón niquelado y la ventana.
Si me flagelo la con(s)ciencia,
incluso podría salir algo bueno de ahí
-un puñado de cenizas aromáticas y brillantes, que se marcharán de nuevo por el mundo
Pero nadie acerca el sillón niquelado a la ventana.
Lo sé: la tierra solo recibe la carne cruda, que nunca se marchará por el mundo de la misma forma.

Traducción de Albert Denn